Juguemos a que no te hiero

ni te disgusto

ni te doy mal

ni te desprecio.

Juguemos a que te quiero

y así lo demuestro

aunque me deje llevar

por el animal

que soy.

Pero el juego tendrá una contra:

-muy a mi pesar,

siendo ésta

la vida real-

quien pierda,

quien sea lastimado

sufra y tenga dolor,

lo sentirá

en su propia piel.

Las marcas

de este maldito juego

en el que te digo “te quiero”,

me crees y lo siento,

serán reales

como la vida:

Duelen, son fatales,

mas el querer, sincero.

Laira Valdi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s