Ciego

Una vez fui ciego;
no vi
nada en absoluto.

Fui náufrago,
a la deriva,
en un mar tranquilo.

Fui roto,
sin descosido,
ni remiendo que me valiera.

Fui estúpido,
y te perdí,
y jamás pude vivir el reencuentro.

Fui muchas cosas
y la peor de todas,
fue ser un necio
que se negaba a ver
lo que había ante sus ojos.

Aunque
lo bueno de saberme necio
fue el darme cuenta.

Aprendí del error.

Dejé entonces de ser ciego
y miré alrededor.
Dejé de estar a la deriva
y comencé a nadar.
Dejé de ser estúpido
y entonces, pude comprender:
El haberte tenido me dio luz.
El haberte perdido me dio paz.
El haberte sabido lejos…
eso me dio descanso eterno.

Laira Valdi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s