Mierda #2502

I
La cabeza descansa en ventanilla de bus,
la sangre se coagula.
Fuera radia el sol,
mientras
dentro
la lluvia
se convierte en cemento.

Hay tormenta de ceniza
trío fracturado en tres caminos
el cuerpo compungido en trizas,
caminos imposibles:
en silencio,
en lluvia,
en ventisca.

II
Resuenan lloriqueos de asustadizo pequeño,
dentro de un cráneo, descuartizado por martillo;
dentro de un cuarto, sin paredes por nudillos.

Resuenan lloriqueos de ruin valentón,
resuena el “no es salvable la situación,
es todo mejor así;
Ja, ja.
Olvídalo, sé feliz, se acabó el baile”.
Has perdido,
por
PUTA [DESQUICIADA].

III
La calle se quiebra directa
en dos pequeñas traviesas,
tan inocentes y tan dolientes,
con su canesú y sus tristezas,
sus vestiditos y sus mierdas,
cada cuál más adulta.

Hay ruido de motor agotado en el cráneo,
fracturado en mil pedazos.
Sangran los oídos de escuchar hablar sinsentidos,
en versos de excusas
en laberintos de letra,
tanto no y tanto por qué no.

Cae un fino hilo,
del oído al suelo,
del cráneo de hielo al pie de plomo,
que impide el camino
de la vida en el pecho.

Que impide el beso
de tu costilla
a mi seno.

Laira Valdi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s