Cuatro.

image

Hay veces en que debes saber
que cuatro en chino
es cuatro y muerte a la vez
-con la debida entonación-.

Que una procesión de capuchinos
por mis piernas
no es por penitencia
sino compasión.

Que si me tenso y rechino
cada una de las muelas
cada una de sus picaduras
has de esconderte lo antes que puedas
bajo la capa de automierda y negrura
más próxima que te encuentres
bajo las uñas.

Que salvedades
son expresiones ateas
cuando atomizas suciedades
bajo alfombras que se duermen con apneas:
en momentos puntuales despiertan
estiran los hilos y
explotan la mierda
salpicándote a ti.

Hay veces en que debes saber
que si te pido que abras
como un jodido perro empapándose en
la puerta
es porque necesito un sitio en que calentarme
las heridas y
así no perder de vista
la razón de esta puta vida
frente al puñado de lógicas
por las que dejar de llorar
muda
terminando con todo
tranquilamente en la ducha.

Laira Valdi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s