#NIHILISMO REPOSADO IV#

Una cabeza de plomo en la colina.
Alambre de espino que destripa
las cuencas de sus ojos.
Y aún el reo no se sincera.

Niños cruzando en rojo
desparraman sesos inocentes
pringando de sangre las aceras.

El ser humano puro e incorrupto
acaba su vida pronto,
y abandona juguetes de madera
y se convierte en humo y polvo,
y enarbola la herencia de la mezquindad por bandera.

Un edificio vetusto vigila
perdido en la ciudad
con un gran angular en la azotea.

Y juzga y recrimina y todos los hombres le ignoran.

Y observa y se lamenta y todos los niños lo pisan.

Se le empaña el objetivo.
Y no quiere dejar de atender.
Aunque sea viejo, un objeto, un mueble más.

Una cabeza de plomo en la colina.
Alambre de espino que destripa
las cuencas de mis ojos.
Aún me resisto a ser adulto
aunque la condena pese ya tanto
sobre los hombros de Atlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s