Autor: Laira Valdi

Coqueteo con las palabras esperando me permitan meterme en su cama, arroparme con ellas las entrañas y, a veces, sólo a veces, romperles las costillas o la espalda.

Estoy triste,
y vacía
como si en una sola exhalación
se me hubiera quedado el cuerpo sin tripas.

De cuajo.

                     Estoy triste,
y ridícula,
                      sin mis tripas.