dulce

Tuya

Tócame.

Quiero que me toques,
que deslices tu mano abierta por mi piel;
que en mi vientre, juegues con mi ombligo:
como quien no quiere la cosa,
y con deseo primitivo al mismo tiempo.

Que del ombligo subas a mi pecho;
estudies cada rincón de su volumen,
escudriñes con el tacto su forma,
cada detalle en su aureola y en su vértice.

Quiero que acaricies mi pecho
como si no anhelases más
el resto de tus días.

(más…)

Anuncios